sábado, abril 23, 2011

PERSPECTIVAS SOBRE EL CINE ESPAÑOL CONTEMPORÁNEO

Icíar Bollaín, durante el rodaje de También la lluvia



Con este título -añadiendo "según José María Caparrós"-, el crítico de cine boliviano y doctorando en el Departamentro de Antropología e Historia de América de la Universitat de Barcelona, me entrevistó este mes para una revista especializada de su país. Reproducimos esta conversación.



Por ANDRÉS LAGUNA



Desde su invención, el cine ha sabido retratar con lucidez la idiosincrasia y la historia de los pueblos, ha sido un cronista privilegiado, un instrumento para la memoria colectiva. Eso es algo que sabe José María Caparrós Lera (1943), uno de los académicos españoles más respetados y prestigiosos en el estudio de la relación entre el Cine y la Historia. Doctor en Filosofía y Letras, miembro de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España y de la Acadèmia del Cinema Català, antiguo crítico de cine (“Mundo”, “Cinestudio”), profesor titular de Historia Contemporánea y Cine, Director del Centre d'Investigacions Film-Història de la prestigiosa Universidad de Barcelona, Caparrós Lera es el gran especialista en el cine de la Segunda República, ha publicado más de cuarenta libros. Su trabajo ha inspirado e influido a un sinnúmero de otros estudiosos, por tanto, me es difícil pensar en alguien más lúcido, serio y apropiado para pedirle que haga un pantallazo de la actualidad del cine español. Infatigable, amable y con gran generosidad, respondió a una serie de preguntas que le realicé con la precisión y el tino que siempre lo han caracterizado.


- Andrés Laguna (AL): El cine español ha sido generoso con la humanidad, nos ha ofrecido un sinnúmero de obras maestras y autores fundamentales como Luis Buñuel, Luis García Berlanga, Carlos Saura, Jesús Franco, Pedro Almodóvar o Fernando Trueba. ¿Cree que el cine español contemporáneo está a la altura de sus grandes figuras históricas?


- José María Caparrós (JMC): Pienso que no. Pero hay una nueva generación –que yo he denominado en mis últimos libros Joven Cine Español– muy prometedora. Son aquellos cineastas, hombres y mujeres, nacidos después de la muerte de Franco o que no han padecido la dictadura, que están haciendo un cine más fresco y que sintoniza más con el público actual. No añadiré nombres, para no dejarme a nadie en el tintero.


- AL: Más allá de los nombres más célebres y mediáticos ¿Cree que hay un cine español propositivo e interesante?


- JMC: Por supuesto que sí. Hay un cine autóctono que conecta con la gente de hoy, pues toca temas cotidianos que interesan a todos. Ahora sí diré un nombre y un título reciente: Icíar Bollaín y su excelente También la lluvia. Se trata de una película valiente e innovadora, que merecía haber ganado todos los Goya este año. Sin duda, pasará a la historia como uno de los mejores filmes del cine español de la democracia.


- AL: Existe una serie de extraordinarios y jóvenes realizadores, pienso en Isaki Lacuesta, Marc Recha o Lluís Galter, que a pesar de haber logrado un considerable éxito de crítica todavía no han podido ganarse al público masivo, ni siquiera al público español ¿Cómo explica este fenómeno?


- JMC: Ciertamente, son algunos de esos nombres que no he querido citar antes. Lo que ocurre es que hacen un cine de autor muy innovador y, por tanto, minoritario, del que sólo gozan los entendidos y cinéfilos. Pero yo les animaría a seguir por ese camino, el cual ya ha sido andado por firmas como los vanguardistas José Luis Guerín o Albert Serra, y no les ha ido mal; pues han ocupado “covers” en revistas especializadas incluso extranjeras.


- AL: El reciente y arrasador triunfo de Pa negre de Agustí Villaronga en los Goya, además de reconocer a un cine español que no sólo habla en castellano, parece ser una declaración de principios, una manifestación muy política ¿se podría decir que el cine español está recuperando la pluralidad lingüística y cultural que perdió a partir de la dictadura de Franco?


- JMC: En efecto. Lo recuperó en la época de la Transición política, y ahora ha vuelto a recuperarlo con esta premiada película catalana. España es una nación plural, y debe respetarse la lengua autóctona de cada territorio histórico-cultural. De ahí que haya que celebrar la acogida de los miembros de la Academia Española a esta película pensada y hablada en catalán.


- AL: Salvo por las cintas de Pedro Almodóvar y de Alejandro Amenábar, es muy difícil que una película española sea estrenada en salas comerciales fuera de la Península ibérica ¿Cree que esa es una situación que se pueda revertir?


- JMC: Uno de los directores generales de cine del franquismo, el “progresista” José María García Escudero, siempre manifestó que al cine español le faltaba un pulmón: la exportación y exhibición de sus películas allende las fronteras. Pero esa situación no sólo es nuestra, sino de la mayoría de países –pienso ahora en Latinoamérica–; pues las pantallas mundiales están “colonizadas” por la industria de Hollywood.


- AL: Las nuevas tecnologías, como la utilización del video digital y de otros soportes mucho más baratos que el celuloide, han revolucionado la producción cinematográfica. ¿Qué efectos cree que ha tenido en el panorama español?


- JMC: Lo realmente importante de este nuevo fenómeno es la democratización del audiovisual. Ahora todo el mundo puede hacer cine…, no sólo los más poderosos económicamente. No me atrevo a vaticinar qué pasará en España, pero pienso que será para bien.


- AL: Se sabe que el 2010, desde un punto de vista meramente comercial, fue un año menos fructífero que el 2009. Es decir, el público fue menos a las salas de exhibición a ver cine español ¿Cuáles cree que fueron las causas.


- JMC: Según las últimas estadísticas, hemos bajado un 3,9% respecto al año anterior. Pero no ha sido una mala temporada, artísticamente hablando. Lo que ocurre es que la crisis económica ha afectado también a la asistencia en salas, pues el espectador se lo piensa más… Por otra parte, el fenómeno de la “piratería” puede haber influido sobremanera.


- AL: Ante el panorama actual ¿Cuál cree que es el rol que debe jugar el crítico de cine en España?


- JMC: He sido crítico cinematográfico durante muchos años (1965-1982), y tengo la convicción que no influimos demasiado. Así que no va a cambiar en el panorama actual. Como mucho, el público intelectual ya lee lo que escribe su crítico preferido, pero después va al cine igualmente; aunque sea para contrastar esa opinión con la suya.


- AL: Algunas de las publicaciones especializadas más prestigiosas, como Cahiers du Cinéma o Sight & Sound, han estado debatiendo con insistencia sobre la gran crisis que enfrenta la crítica de cine “profesional”, ¿cree que sucede lo mismo en España? ¿Se puede hablar de una verdadera crisis de la crítica de cine profesional?


- JMC: No sé si se puede hablar de crítica de cine “profesional”. Si bien los críticos la ejercen con seriedad, es muy difícil vivir de esta profesión. De ahí que uno la tenga que combinarla con otro trabajo. ¿Crisis? Puede ser. Pero yo me dedico ahora a la enseñanza de la Historia Contemporánea a través del Cine.


- AL: ¿Cómo ve el futuro del cine español?


- JMC: Bien. Se trata de dar más alas a los jóvenes. Y que los espectadores les apoyen. Mejor que el Estado. Por aquello que decimos los catalanes: Qui paga, mana (quién paga, manda).



(Publicada en Cinemacine. Revista on-line sobre cine boliviano e internacional - Edición 21, http://www.cinemacine.com/