jueves, marzo 21, 2013

ALMODÓVAR: UN FENÓMENO COMERCIAL



Un nuevo traspié artístico ha sufrido Pedro Almodóvar, el más popular cineasta español en el extranjero. Su última película, Los amantes pasajeros, ha recibido un tremendo varapalo de la crítica; aunque parece estar triunfando entre el gran público autóctono.

En efecto, desde los críticos más intelectuales hasta los menos especializados han otorgado a esta cinta una sola estrella; pues “el film más gay de Almodóvar” -así lo calificó La Vanguardia- ha sido vapuleado por el exigente crítico de El País, Carlos Boyero; mientras uno de los titulares de El Mundo, Alberto Bermejo, después de diseccionar sus pretensiones y constatar sus errores, termina diciendo: “Como parábola o metáfora de la actualidad española, ese avión perdido que no sabe adónde va resulta casi un chistecillo amable, indigno de su reputación vitriólica, en relación a la desmesura terrorífica de la realidad”.

Con todo, en el primer fin de semana, Los amantes pasajeros batió el récord de taquilla: 1,89 millones de euros y 246.976 espectadores, con una media de recaudación de 6.320 euros por copia. Pero a la siguiente semana fue desbancada por Oz, un mundo de fantasía. Por eso, cabe preguntarse: ¿qué pasa aquí?

Como sucedió con el último Torrente, su enorme lanzamiento publicitario -incluso en los noticiarios televisivos- ha sido clave. Y el espectador digamos curioso ha respondido con creces ante una película sin calidad artística -al igual ocurrió con el subproducto de Santiago Segura-, pero realizada por un autor que se ha transformado en un fenómeno comercial. Por tanto, resulta muy alarmante con respecto al nivel medio -con perdón- del público español. 

(Publicado en  DE PELÍCULA, http://www.diarioya.es, 23-III-2013)