lunes, julio 14, 2014

FIESTA CATALANA DE VERANO




En  plena polémica independentista y con una ambientación propia del 1714 (foto), la Acadèmia del Cinema Català celebró la sexta edición de su Fiesta de Verano en la Antigua Fábrica Damm de Barcelona, con la asistencia de unas 500 personalidades del mundo del cine, la cultura, la política y la comunicación.

Como es habitual, la Academia catalana distinguió a las producciones autóctonas premiadas fuera de Cataluña desde la anterior edición. Fueron 35 películas catalanas, entre les que se encontraban largometrajes, documentales, películas para televisión y películas de animación: un total de 112 premios en el resto del Estado español y en el extranjero. También se anunciaron las 50 producciones que actualmente se encuentran en fase de rodaje o postproducción: 44 largometrajes (10 son documentales) y 6 telemovies. Entre los documentales se encuentra JMQ, a la recerca d’un somni (“JMQ, en busca de un sueño”), dirigido por Antoni Verdaguer, en el que entorno a la figura del coleccionista y restaurador Josep M. Queraltó. En esta película, más de una veintena de entrevistados pertenecientes a la profesión cinematográfica y representantes de instituciones culturales nos desvelan curiosidades y opiniones sobre su trayectoria, sus proyectos y su sueño. Y el film realizado por Bartomeu Vila, Cinema en temps de guerra -también con entrevistas a especialistas-, que resume la importante labor cinematográfica desarrollada en Barcelona durante la Guerra Civil española.

La presidenta de la Academia, Isona Passola, cerró el acto con un parlamento sobre la situación y proyección de futuro del cine catalán. Tal como resume la periodista Maria Lluïsa Pujol, afirmó “que ha sido el año más duro de la existencia del sector, pero pese a todo éste ha logrado resistir. Aseguró que una buena noticia es la nueva tasa creada por la Generalitat del ADSL que se aplicará a las operadoras telefónicas, pues está convencida que ayudará al cine a salir de este bache. Señaló que las operadoras telefónicas participan del negocio audiovisual al transmitir películas como lo hacen las televisiones, por lo que ve lógico la medida tomada por el Gobierno catalán”.

Pero, ¿qué pasará tras la pretendida consulta? De momento, pese al anunciado encuentro entre Rajoy y Mas, las espadas están en alto; esperando, además, qué pasa con el referéndum de Escocia.

(Publicado en www.diarioya.es, 15-VII-2014)