lunes, julio 15, 2013

NUEVA POLÍTICA PARA EL CINE EUROPEO



La reducción del número de espectadores en las salas de cine es alarmante. Ante este panorama, la situación del cine europeo es cada vez más endémica. Porque si en Europa el 61% de las películas son norteamericanas, en Estados Unidos sólo se exhibe un 6,5% de filmes europeos.

Así lo explicaba recientemente la eurodiputada María Badía, representante socialista ante la UE. De ahí que el Parlamento Europeo se proponga retirar los derechos audiovisuales del vigente acuerdo comercial con USA. “Esta resolución puede beneficiar a los dos mercados -afirma-, ya que sacará mayor rendimiento el territorio que esté mejor organizado y protegerá al cine europeo”. 

Este nuevo acuerdo deberá ser aprobado por el Parlamento Europeo dentro de 18 meses. María Badía recomienda que este organismo no se deje presionar, porque Europa se sustenta desde la convicción de que es un territorio de culturas y lenguas diversas, que debemos preservar. La dificultad de las instituciones europeas es que la política cultural es competencia de las naciones. Por ejemplo, se comenta que todos los cineastas europeos querrían ser franceses, porque no sólo tienen unas cuotas que los protegen, sino el público a favor.

Por otro lado, mientras Francia ha modernizado sus 5.150 pantallas en un 92%; España, con 1.800 pantallas, sólo ha digitalizado el 47%. Además, España es el único país europeo que ha disminuido la recaudación de forma seguida en los últimos ocho años. Desde el antiguo récord de 140 millones de euros en 2005, sólo obtuvo 90 millones de taquilla en 2010. Y en 2012 la recaudación volvió a bajar un 4,8 por ciento con respecto al año anterior, quedando la taquilla también por debajo de los 100 millones de euros.

Por tanto, la nueva política para el cine del Viejo Continente será excluir la industria audiovisual del futuro acuerdo sobre comercio e inversión entre la Unión Europea y los Estados Unidos. Estamos ante otra era del cine, pues las películas ya no se exhiben en celuloide ni se ven sólo en las salas. Si bien los espectadores son quienes tienen la última palabra.

(Publicado en DE PELÍCULA, http://www.diarioya.es, 15-VII-2013)