martes, febrero 10, 2015

LA GRAN NOCHE DEL CINE ESPAÑOL


Una semana después de la gala de Acadèmia del Cinema Català se ha celebrado en Madrid la 29 ceremonia de entrega de premios, los “Goya”, de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España. La gala, conducida con gracejo por el actor Dani Rovira, fue bastante simpática y pero demasiado larga; alcanzó las 4 horas y, al final, se hizo un tanto pesada, pese a los atractivos “números” musicales. El mundillo del cine español estaba presente; no asistió el Rey pero sí el ministro de Cultura, José Ignacio Wert, que fue un ligeramente vapuleado.

Este año, los codiciados “Goya” se concentraron en una película más minoritaria: La isla mínima, de Alberto Rodríguez, con diez premios de los diecisiete a los que aspiraba: mejor película, director, actor, vestuario, actriz revelación, montaje, dirección artística, dirección de fotografía, música original y guión original. Le siguieron dos éxitos de público del pasado año: El Niño, de Daniel Monzón, que optaba a 16 estatuillas, y Ocho apellidos vascos,  de Emilio Martínez-Lázaro, con cuatro y tres “Goya”, respectivamente.

Entre los numerosos galardones, destacaron la argentina Relatos salvajes y la polaca Ida, como mejores filmes iberoamericano y europeo; mientras el Goya de Honor fue para Antonio Banderas, que hizo un largo discurso. Igualmente, el presidente de la Academia Española, el productor Enrique González Macho, fue extenso: puso el acento en el excelente año que ha representado 2014 para el cine español, pues consiguió reconciliarse con el público autóctono –al menos, en la taquilla–, en el apoyo a los cortometrajes y en reiterar al ministro Wert que baje el IVA por el bien de la cultura en España.


La verdad, desde mi perspectiva crítica –prácticamente cada año asisto a la gala como miembro de la Academia–, todo me pareció bastante autobombo. Sin embargo, fue una ocasión para saludar a colegas y celebrar en esa gran noche el cine español de nuestros amores (y dolores). 

(Publicado en DE PELÍCULA, http://www.diarioya.es, 9-II-2015)