sábado, noviembre 05, 2016

LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA EN COLOR


Con el título catalán de Espanya en dues trinxeres: la Guerra Civil en color (2016), se ha estrenado el largometraje documental de Francesc Escribano y Luis Carrizo. Se trata de un ambicioso film de no ficción, bastante ecuánime, que resume nuestra contienda fratricida en 95 minutos, vista desde los dos bandos de la contienda. Arranca con un breve resumen de la historia de España de la Restauración y la Dictadura de Primo de Rivera, la proclamación de la II República y continúa con el estallido y desarrollo de la Guerra Civil española hasta la consolidación de la Dictadura de Franco al principio de la Guerra Fría.

Pero lo más original de este importante film -que puede gustar a tirios y troyanos- son sus imágenes restauradas y coloreadas con nuevas técnicas, que dan a la película un realismo especial, porque -como dice Francesc Escribano- la voluntad de los que filmaban no era crear imágenes en blanco y negro. El color acerca las imágenes a la gente. Y se apoya en el historiador Hilari Raguer, especialista en el tema, que después de ver el documental manifestó que era como los recuerdos que tenía de niño de la Guerra Civil, que son en color.

Con los nuevos sistemas informáticos, el canal de televisión DMAX estudió el colorido que podían tener los escenarios, las armas y los personajes de aquellos años bélicos, para revivirlos, y la productora catalana Minoria Absoluta y Veo Televisión se lanzaron recuperar imágenes de las filmotecas españolas y extranjeras. DMAX piensa emitir 3 episodios de 44 minutos cada uno por televisión.


A tal fin, los autores siguieron este esquema producción, que evidencia también un trabajo serio de investigación:

1.      Revisión y estudio de todo el material fotoquímico original de los fondos de la Filmoteca Española y de otros archivos internacionales.
2.      Redacción de un guión que explique la Guerra Civil con un tono neutro y contrastado, veraz y didáctico. (Aunque, en mi opinión, la narradora no siempre lo consigue con su tono de voz).
3.      Edición del largometraje en blanco y negro para determinar los planos que finalmente serán incluidos en el corte final de la obra.
4.      Realización de máscaras y coloreado de todos los planos incluidos en el largometraje.
5.      Grabación del off, composición musical y creación de efectos de sonido para la mezcla final de estos tres elementos.


España en dos trincheras (su título de la versión castellana) ha huido, en palabras de Escribano -reconocido documentalistas de TV3, con Luis Carrizo-, de maniqueísmos y de la propaganda. “Estamos demasiado acostumbrados a ver la historia de la guerra con un sesgo ideológico, de buenos y malos. Nosotros nos hemos querido centrar en los hechos, y adjetivar lo mínimo posible. Pasados 80 años -dice- podemos poner la perspectiva desde arriba, que permite ver las cosas de otra manera. Todavía hay miles de cuerpos enterrados en las cunetas, por eso es mejor explicar la Guerra Civil de manera más desapasionada. Tal vez así entenderemos mejor a las víctimas”.


3 comentarios:

ciyatabar dijo...

Aunque se defiende colorear las películas con nuevas técnicas como un acercamiento a la realidad, hay que tener en cuenta también que tanto la calidad como el color de las imágenes representan una cierta época.
Así que ese trabajo tan minucioso puede que perjudique los documentos por que de una manera nos podría alejar de su contexto.
Las limitaciones tecnológicas tipo blanco y negro o cine mudo etc. han generado una creación artística singular a lo largo de la historia del cine ficticio y no ficticio. Obviamente sería realmente triste que no se restauraran las películas que se están desapareciendo por el desgaste material u otro motivo pero creo que se habría que respetar las condiciones en que se rodaron dichos archivos.

ciyatabar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
J. M. Caparrós Lera dijo...

Tienes toda la razón, Çya.
Agradecido, te saluda

José María Caparrós