sábado, mayo 02, 2015

NUEVAS PERSPECTIVAS PARA EL CINE ESPAÑOL


Tras la celebración del Festival de Málaga 2015, la cinematografía española anuncia un resurgimiento, tras el exitoso año pasado; al menos en la taquilla, gracias a Ocho apellidos vascos.

En este certamen especializado, se han presentado las últimas producciones autóctonas: nueve debutantes -entre ellos el actor y ahora director Daniel Guzmán, que se llevó el primer premio con su A cambio de  nada-, o los ya presentes en otras ediciones, como Jonás Trueba y Joaquín Oristrell.

Asimismo, la nueva Directora general del Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA), Lorena González -nombrada para sustituir a la especialista Susana de la Sierra-, anunció en Málaga la firma de un acuerdo entre la entidad pública española que avala las producciones cinematográficas, Audiovisual SGR -que ella misma preside-, y la francesa Natixis Coficiné -el llamado banco del cine galo-, que supondrá una financiación suplementaria de 20 millones de euros para el cine español.

No obstante, el referido Jonás Trueba se quejaría al recoger su premio por Los exiliados románticos, que nuestro cine está viviendo una grieta brutal entre las películas grandes -producidas por las cadenas televisivas- y las pequeñas -como la suya-, pues se ha “tragado las producciones medias que hasta hace poco eran hegemónicas en las industria”. Y afirmaba que no está tan claro si esto era consecuencia del modelo de financiación del cine español -el de ayudas, que está muerto- y otro todavía por nacer -el de incentivos-, y “qué peso tiene en ello la reconversión a la que la tecnología ha abocado a las industrias culturales”.

Aun así, con la próxima Fiesta del Cine (11, 12 y 13 de mayo), que las entradas costarán sólo 2,9 euros, y los estrenos que se anuncian para el otoño -llegan los nuevos filmes de Alejandro Amenábar, Fernando León de Aranoa, Julio Medem, Kike Maíllo y Álex de la Iglesia, entre otros- se espera superar en un 11 por ciento de la recaudación del año 2014.